Sobre Nosotros


Colombia merece tener acceso a los mejores cafés colombianos, esos que conectan a las personas a través del sabor inolvidable.

Creamos un modelo de inclusión en la cadena cafetera, desde el equipo recolector hasta ustedes, logrando el balance ideal para aportar al planeta y a la comunidad siendo productores y consumidores responsables.

La Divisa nace cuatro años atrás, como resultado del trabajo de dos generaciones, una empresa familiar. Caficultores hace treinta años en Fresno, Tolima a 1650 m.s.n.m.

Treinta y dos hectáreas sembradas en café Caturra, ese que sabe a Colombia y variedad por la cual el país se dio a conocer como uno de los mejores productores de cafés suaves del mundo.

 

Buscamos la forma de producir optimizando los recursos naturales y dándole beneficios a los trabajadores, hace ocho años empezamos a estudiar y aplicar la sostenibilidad.

La tecnología es clave para optimizar los recursos hídricos y reducir el impacto de las aguas residuales del proceso de beneficio húmedo hacia el ecosistema. Para producir un kilo de café pergamino en métodos convencionales se usan entre cuatro a veinte litros de agua.

El Ecomill es un sistema que permite producir un kilo de café pergamino con un promedio de cero punto cuatro litros de agua. Producimos treinta mil kilos de café y ahorramos ciento ocho mil litros de agua al año.

Un salario justo y condiciones dignas de trabajo para los campesinos permitirán que ellos quieran quedarse a trabajar en el campo.

En La Divisa trabajamos con incentivos basados en la calidad del café que recogen los recolectores. Ellos reciben capacitaciones para que aprendan la importancia de la misma.

Tenemos el reto de los empaques, en el dos mil dieciséis conocimos a las Ecomujeres un grupo de madres cabeza de hogar que elaboran productos con materiales reciclables.

Creamos una alianza que involucra a todos los que se relacionan con una taza de café La Divisa.

Nuestros clientes recurrentes les devuelven las bolsas desocupadas, nosotros las ponemos en manos de las Ecomujeres, ellas tejen llaveros, individuales y portalápices. Juntas los comercializamos para generar ingresos para sus hogares.